No hay perdón sin verdad y justicia

[Leer en Revista Valors]

La memoria es la fuerza irreductible que nos hace conocer el pasado y vivir dignamente el presente. La lucha es contra el olvido, esa tela oscura que nos impide caminar hacia el futuro. Hoy España se mantiene impasible ante uno de los episodios más negros de la historia del país. Después de 80 años, ninguna de las instituciones estatales ha reconocido los 3.358 ejecutados y los 78.660 represaliados por el régimen franquista en Cataluña desde 1936, situando al Estado Español a la cola de los países con una intención nula de reparar la memoria de las víctimas. La mayoría de ejecuciones se produjeron durante la II Guerra Mundial donde la Falange dominaba el poder. Todavía se conservan símbolos franquistas en todo el Estado y se siguen manteniendo monumentos con dinero público como el Valle de los Caídos, monolito erigido en recuerdo a Francisco Franco y construido por prisioneros republicanos de la Guerra Civil Española entre los años 1940 y 1958 .

Recientemente el Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que apoyará una querella ciudadana del juzgado número 1 de Buenos Aires por delitos de genocidio cometidos durante el régimen franquista desde 2010, una querella abierta a todos aquellos que quieran unirse a través de unos formularios disponibles en las oficinas de atención ciudadana (OAC). Con este precedente, Argentina, golpeada también por una dictadura militar entre 1976 y 1983, se convierte en el escudo protector ante el olvido que perpetúa el Estado español y representa uno de los referentes más importantes en el terreno de la memoria histórica en todo el mundo.

Argentina: nuestro espejo

“La censura de prensa, la persecución a intelectuales, la destrucción de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiendo, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años “.

Estas son las primeras palabras de la Carta Abierta a la Junta Militar que escribió el periodista y escritor argentino Rodolfo Walsh en el primer año de la dictadura argentina (1976-1983). Al día siguiente lo mataron y su cuerpo desapareció.

El Espacio Memoria y Derechos Humanos (ESMA) es uno de los monumentos dedicados al homenaje a las víctimas y la condena a los crímenes de terrorismo de Estado que hoy se puede visitar en Buenos Aires. Antigua Escuela de Mecánica de la Armada fue durante la dictadura unos de los centros clandestinos de detención, tortura y extermino más importante del país, que tenía como objetivo eliminar la resistencia política. Se calcula que torturaron y exterminaron alrededor de 5000 personas, la mayoría permanecen actualmente desaparecidas.

Los argentinos han encontrado en la ESMA un espacio indispensable para encarar el proceso de Verdad y Justicia que piden los familiares de las víctimas y los hijos desaparecidos: Abuelas de plaza de mayo, Madres de plaza de mayo-Línea fundadora e H.I.J.O.S. En este lugar que representa el horror, sientes la tristeza y la rabia de saber cómo la humanidad puede llegar a niveles de crueldad impensables para tener el control del poder, sientes el dolor y la impunidad que se vivió en aquella época. Pero por otro lado, todo el trabajo de recuperación de la memoria y de lucha por la justicia te llena de fuerza y ​​esperanza, ya que hace falta la verdad para recordar y evitar que un episodio tan atroz como el que vivió Argentina vuelva a ocurrir.

Gracias a la voluntad política y la lucha ciudadana para reparar los crímenes de un régimen dictatorial, se suceden casos de reencuentro de niños robados durante los años setenta. El pasado mes de noviembre la organización Abuelas de Plaza de Mayo confirmó el reencuentro de su “nieto 119”. Se trata de uno de los pocos casos de niños robados donde la madre sigue viva.

El pañuelo atado a la cabeza de todas las madres y abuelas, que se concentran periódicamente en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, se ha alzado como símbolo de lucha y ejemplo para tantos otros procesos de crímenes de lesa humanidad que, a pesar del paso de los años, siguen latentes como las víctimas del franquismo durante la Guerra Civil española. Hoy honramos la Memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s