América Latina, entre lo visible y lo invisible

[Leer en Revista Pueblos]

Giordano Bruno, filósofo italiano del renacimiento quemado en la hoguera por la Inquisición, concibió una teoría según la cual todos los opuestos eran idénticos, de modo que lo mayor era equivalente a lo menor, lo más largo a lo más corto, lo finito a lo infinito. Bruno nunca llegó a imaginarse que su hallazgo reformularía la historia para facilitarnos el entendimiento de la diversidad, ésa que atraviesa todas las esferas de este mundo y que se expresa en las culturas y modos de vida, inagotables y sorprendentes. En ese tiempo remoto, donde el poder se enmascaró en las conquistas hacia lo desconocido, la derrota fue la patria y bandera de una tierra fértil.

8 copia

El 9 de octubre de 1967 Ernesto Che Guevara murió en La Higuera (Bolivia). Hoy día millones de turistas visitan este pueblo de poco menos de 100 habitantes para homenajear al revolucionario argentino. Enero de 2015.

Desde que la Europa del Renacimiento (ni siquiera Giordano Bruno se enteró de que fue coetáneo del exterminio) hundió sus armas en el cuello de los pueblos originarios e inundó de terror las almas de América, se estableció el servilismo “de las necesidades ajenas” que sigue dominando en el mundo.“Nuestra derrota (escribió Galeano) estuvo siempre implícita en la victoria ajena; nuestra riqueza ha generado siempre nuestra pobreza para alimentar la prosperidad de otros: los imperios y sus caporales nativos. En la alquimia colonial y neocolonial, el oro se transfigura en chatarra, y los alimentos se convierten en veneno”.

En la disparidad y complejidad de los polos idénticos de Giordano Bruno la diferencia entre el pasado y futuro es (in)visible. América Latina, cuna de culturas ancestrales y modos de existencia humana infranqueables e inmutables, es una muestra de convivencia entre lo opuesto, entre lo propio y lo extraño, que visibiliza aún más la desigualdad exponencial que tiñe el planeta y que tiene como raíz la imposición superlativa de los intereses económicos.

Cachi (Argentina) se ha convertido, según Rough Guide, en uno de los mejores lugares inesperados para vivir. Se estima que hay entre un tres y un cinco por ciento de indígenas en todo el país, es decir, entre 800.000 y 2.000.000 personas. Diciembre de 2014.

Cachi (Argentina) se ha convertido, según Rough Guide, en uno de los mejores lugares inesperados para vivir. Se estima que hay entre un tres y un cinco por ciento de indígenas en todo el país, es decir, entre 800.000 y 2.000.000 personas. Diciembre de 2014.

En América Latina todo ha sido construido y destruido por el capital extranjero. La minería, las petroleras, los grandes proyectos hidroeléctricos, las madereras o la agroindustria son las principales amenazas que desafían buena parte del continente americano. En 2014, el 18 por ciento del Amazonas se había deforestado con la consecuente afectación al cambio climático, los desplazamientos de poblaciones indígenas y la vulneración de derechos elementales, aunque las legislaciones internacionales lo prohibiesen.

Sin embargo, en su opuesto idéntico, habitan también trazos de esperanza o, mejor dicho, como expone el sociólogo francés Jêrôme Baschet: “experiencias de construcción inmediata y presente de las realidades alternativas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s