El movimiento slow en América Latina

[Leer en Periódico Diagonal]

La localidad colombiana de Pijao es el primer municipio sudamericano que se integra en la Red de Pueblos Sin Prisa o Pueblos Slow. ¿En qué consiste este movimiento?

El café, el cacao, las montañas y esas pomposas villas que aparecen en las telenovelas colombianas son los elementos principales que caracterizan el paisaje cafetero de Pijao, primer pueblo slow o pueblo sin prisa de América Latina situado en la Cordillera Central de Colombia. Este lugar, declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad en el 2011, destaca por su arquitectura colonial y su gran biodiversidad. Pijao es un pueblo típico que atrae cada vez más turismo. ¿Qué es un municipio slow o sin prisa?

En las primeras páginas del imprescindible ensayo del periodista Carl Honoré, Elogio de la Lentitud (RBA, 2005), el autor canadiense se pregunta qué es lo primero que hace uno al levantarse por la mañana. “Lo primero que hace una persona, incluso antes de levantarse de la cama, es consultar la hora”, escribe Honoré. “Todo el mundo sufrimos la enfermedad del tiempo”, dijo el médico estadounidense Larry Dossey en 1982.

Según Honoré hemos entrado en la era de la velocidad desde hace 150 años con la revolución industrial, en un vivir deprisa no como una forma de vivir sino de sobrevivir. Por suerte la sociedad se ha revelado y en muchos países se han instaurado organizaciones y movimientos cuyos manifiestos se concentran en la desaceleración del tiempo y las relaciones sosegadas con ciertos tintes hedonistas.

Lentitud para el “buen vivir”

El movimiento Cittaslow integra, a día de hoy, 199 pueblos que tienen en común desmarcarse del frenetismo cotidiano y del hiperconsumo planteando un estilo de vida sostenible y armónico con el entorno. Nutriéndose del movimiento Slow Food (comida sin prisa), un presagio que tuvo el cocinero italiano Carlos Petrini cuando vio que el emperador de la comida rápida McDonalds se instalaba en Roma.

Cittaslow se dio a conocer de la mano de Pablo de Saturn, el entonces alcalde de Greve in Chianti, en la Toscana italiana, como una propuesta que partía de la voluntad política para el “buen vivir”, una filosofía ya practicada por los pueblos originarios de América -Sumak Kausay- que hoy día incluso se recoge como un derecho en la Constitución de la República del Ecuador de 2008 y del Estado Plurinacional de Bolivia de 2009.

La Red de Pueblos Sin Prisa es una oportunidad que trae muchas posibilidades para apostar por un plan de gobierno diferente al modelo de desarrollo neoliberal tratándolo desde un punto de vista endógeno. Monica Flores, impulsora de la Fundación Pijao Cittaslow, afirma que lo importante es “la actitud de vida del ciudadano del común frente al agua, los residuos, la alimentación, la siembra, la recuperación de las semillas nativas o la contaminación auditiva”.

Tal y como expone la carta de presentación del movimiento se trata de buscar lo mejor del conocimiento del pasado para aprovecharlo gracias a las mejores posibilidades del presente y del futuro. Para formar parte de la red, los pueblos aspirantes no pueden superar los 50.000 habitantes y deben comprometerse a trabajar distintas áreas de las cuales es necesario certificarse por un comité coordinador. Según el manifiesto del movimiento, hay 55 promesas que aluden a temáticas como medio ambiente, saneamiento básico, gastronomía local, energía renovable, arquitectura tradicional y educación pensada para cada uno de los ciudadanos.

Pijao, pueblo caracol

En los años 90 este pueblo del Quindío se dedicaba exclusivamente al monocultivo del café a pesar de la basta diversidad biológica del territorio. Después del gran terremoto del año 1999 que azotó la región, la corrupción se aprovechó durante décadas de los recursos públicos que recibía y que nunca se invirtieron para el progreso del municipio, dejando el campesinado absolutamente arruinado.

Monica Flores explica que desde la Fundación “nos propusimos devolverle a un pueblo que nadie conocía una imagen positiva nacional e internacional. Ahora aparecemos en las principales paginas de algunos periódicos como The New York Times”.

En 2006 lo que tenía que ser un proyecto de turismo rural evolucionó a lo que es hoy Pijao, un lugar donde se fomenta mucho el intercambio de productos y servicios entre sus habitantes, una relación que supera lo estrictamente económico, es decir, “todo eso que se ha perdido por las sociedades aceleradas, industrializadas y de consumo”. En 2014 Pijao entró a formar parte de la Red de Pueblos Slow como el primer municipio sin prisa de América Latina.

La primera acción que realizó la Fundación Pijao Cittaslow fue un trabajo de educación con la ciudadanía sobre el valor del patrimonio arquitectónico, histórico, cultural y ambiental, y fortalecer algunos grupos de la sociedad civil para impulsar los principios slow a lo político. Actualmente la dificultad a la que se enfrenta el pueblo es que cada legislatura debe ratificar el proyecto Cittaslow, de manera que es una constante lucha para comprometer a los políticos.

Sin embargo, un municipio slow debe enfrentarse a sus fortalezas pero también a sus vulnerabilidades concretas para seguir progresando. Pijao está altamente amenazado por la minería con 23 títulos sobre el páramo del Chilí y el 90% del territorio está concedido a empresas extranjeras.

La fundadora de Cittaslow Pijao destaca que “el reto ahora es volver a hacer un proceso de reeducación ciudadana para que sea ella quien exija a las autoridades locales nuestra voluntad en seguir siendo un pueblo sin prisa. Este es un año político y hemos planteado realizar un foro con los candidatos donde expresen su compromiso con Cittaslow”.

La Red de Pueblos Para el Buen Vivir está presente también en un total de 30 países de Europa, Estados Unidos, China, Australia y Sudáfrica, entre ellos el Estado Español, donde los municipios de Begur y Pals (Girona), Mungia y, Lekeitio (Vizcaya), Rubielos de Mora (Teruel) y Bigastro (Alicante) consiguieron certificación. El movimiento sigue creciendo lentamente y se le augura, sin duda, un gran porvenir, donde en muchos lugares de todo el mundo esperan con paciencia ser un pueblo sin prisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s