Digamos mu

Lavaca era una semilla que estaba instalada en la conciencia de Claudia Acuña, una de sus fundadoras. En diciembre de 2001, en plena crisis del corralito argentino, germinó la revista mensual MU (actualmente mantiene una tirada de 10.000 ejemplares) como un grito armado de lucha y esperanza en homenaje a los millones de argentinos que llegaban a Plaza de Mayo al grito: ¡qué se vayan todos!. Tras trece años de existencia, la Cooperativa lavaca ha crecido a la velocidad de la luz y sin duda se ha convertido en el medio alternativo e independiente de referencia en todo el país.

Lavaca empezó con una revista que seguía la estela de las marchas de protesta del pueblo argentino. Rápidamente se consagró por su marcada temática de denuncia social convirtiéndose en la voz de Argentina. “Ya no sirve hablar de revolución, sino hay que hacer la revolución”, nos cuenta una de las integrantes de la Cooperativa. “Esto es una forma de vida”, añade, mientras nos muestra el lugar de trabajo, un punto de encuentro y de intercambio donde se propone generar relaciones “para potenciar la autonomía”.

Durante todo este tiempo, la Cooperativa lavaca ha seguido explorando nuevos territorios para la contrainformación como herramientas para fomentar la autogestión de proyectos de comunicación social y cultural, y la libre circulación de contenidos bajo el lema anticopyright. Así, iniciaron hace cuatro años el proyecto de Radio lavaca donde, a través de cuatro programas de radio emitidos por unas 139 radios comunitarias de todo el país, empiezan a desarrollar nuevas formas de conocimiento crítico con la idea de impulsar una red colaborativa con otras organizaciones sociales u otros medios alternativos como Radio Colifata, en el programa El hombre de lavaca.

Por otra parte, la Cooperativa crea una línea editorial en 2007 para dotar de una mayor rigurosidad y análisis aquellos temas que se mantienen invisibles para la mayoría de la sociedad. En ese sentido, dos ejemplos emblemáticos: la publicación de Sin Patrón, un profundo y detallado repaso del fenómeno de las fabricas recuperadas durante la crisis financiera de 2001, y Ninguna mujer nace para puta, una propuesta colaborativa texto-fotográfica con la organización Mujeres Creando de Bolivia, donde se analiza el funcionamiento de la sociedad y sus instituciones a partir de la mirada de la prostituta.

Recientemente lavaca diseña una de las propuestas más interesantes con la creación de la Universidad de la Concha (UDC), un espacio disciplinar y de trabajo colectivo sobre “feminismo explícito” que pretende construir un lugar propio de reflexión, y evidenciar que todavía hoy no hemos podido conseguir una sociedad en la que no exista la violencia contra las mujeres.

En la actualidad, la Cooperativa lavaca es un claro ejemplo de autosuficiencia y periodismo alternativo que sigue estimulando la participación colectiva mediante la creación de proyectos independientes y libre difusión. Con la misma rabia que el primer día siguen gritando recordándonos en cada instante que no nos podemos callar. Pues sí: ¡qué se vayan todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s